JuventudFuenla

Relato corto 2 – El “sí, sí” de la joven

 

CARTEL_RELATOS_web

Eso era lo último que le había dicho a su madre antes de salir de casa. La mochila daba tumbos en el aire, golpeando el hombro de Gema. Casi perdió el autobús por quedarse estudiando cinco minutitos más. (Continúa leyendo…)Miró su reloj nada más llegar a la puerta del instituto y descubrió, con cierto alivio, que había llegado a tiempo. Entró en clase y saludó a Jorge. Hacía mucho tiempo que no le veía, ya que estaba trabajando y sacándose el bachillerato al mismo tiempo. “Eso sí que es estar ocupado”, se decía continuamente la muchacha. Repentinamente, se oyó un portazo y el profesor irrumpió en la sala con los temibles exámenes. Tras una hora escribiendo, meditando y mordiéndose las uñas, Gema y Jorge terminaron la ardua prueba. Cuando se acabaron las clases, decidieron ir a una cafetería en la que habían cogido a Verónica (la mejor amiga de Jorge), para trabajar.

Gema se extrañaba del entusiasmo de Verónica a la hora de servir las bebidas y los bollos. Y, de pronto, se levantó de la silla, se despidió de ambos y salió corriendo a su casa. Saludó a su madre, se metió en su desordenado cuarto y se puso a hacer los deberes. A pesar de todo, Gema no conseguía concentrarse. Ahora quería más que nada conseguir un trabajo, pero… ¿Sería capaz de llevar los estudios al día? ¿Qué dirían sus padres? ¿En qué podría trabajar? Millones de preguntas surgían y acribillaban sin piedad su pobre mente.

Finalmente, hizo su primer currículum, perfeccionándolo como podía. Incluso estuvo a punto de llamar a Jorge, pero, a esa hora, lo más seguro era que estuviese ocupado. Se tumbó en su cama y contempló el techo: sabía que esa noche no podría dormir. Y así fue, mas un motivo la mantenía despierta: tenía que echar su currículum en diferentes establecimientos. Era un resplandeciente sábado de mayo cuando decidió aventurarse por la laberíntica ciudad y realizó su cometido. Ahora solo hacía falta esperar una llamada y tener un poco de suerte…

Pasaron unos meses, cuando la chica recibió una llamada inesperada. Cogió el teléfono y le preguntaron: ¿Es usted la señorita Gema García? Estamos interesados en que trabaje con nosotros. Nerviosa, respondió con su típica muletilla: Sí, sí.